¿Re-infestaciones?

Es muy importante cuidar de que el niño duerma solo. Las “fiestas pijama” donde se suele meter a varios niños en una sola cama aumentan los riesgos de transmisión.

También conviene revisar las cabezas de los otros miembros de la familia. Los adultos no están a salvo y el pelo largo también debe ir recogido en cuanto aparezca un caso en la familia

Los niños deben dormir solos

Si a las dos semanas de acabar un tratamiento (siguiendo las instrucciones del folleto informativo) aparecen ninfas (larvas) tendremos que emplear otro método para eliminar piojos y liendres. Hay muchos productos con instrucciones deficientes, que en realidad no acaban con las liendres, y que tampoco especifican cantidades (pelo largo = dos botellitas). Repetir un tratamiento “a los 7 días” es muy pronto dado que no todas las liendres habrán eclosionado en este tiempo.

No recurras al champú antiparásito de tu perro, ni al insecticida para tus plantas, ni a la gasolina. La salud de tu hijo es un tema muy serio.

También hay que fijarse en el entorno del niño ya que los piojos pueden permanecer vivos unas 24-48 horas fuera del cuero cabelludo. Por eso es conveniente proceder a lavar la ropa de tu hijo y sus sábanas en la lavadora usando un programa de agua muy caliente. Preferiblemente se seca en una secadora también con una temperatura alta. Se recomienda también pasar la aspiradora por los sofás y los cabeceros, y por el suelo de la zona donde se hayan revisado las cabezas afectadas. En todo caso hay que cambiar la funda de la almohada del niño cada día mientras dure la infestación. Dado que las liendres eclosionan a los 8-10 días, los peluches y los cascos, si no pueden lavarse con agua muy caliente, se deben poner en bolsas de plástico bien cerradas durante diez días. (Al carecer de alimentación las ninfas mueren.) Si decides usar un aerosol en vez de utilizar la aspiradora los más indicados serían los de 'pulgas, garrapatas y chinches'. Busca uno suave (sensitive) y si hace falta se pasa por respaldos de los asientos del coche. También se puede dejar el coche al sol con las ventanas cerradas. Hay que dejar los cepillos, peines y pasadores etc. en una solución de agua y amoniaco unas cuantas horas.

Sí que se puede llevar al niño al colegio mientras dure la infestación (Derecho Universal de Acceso a la Educación). Dado que en nuestro primer intento podemos fracasar, el pelo largo debe ir recogido y el pelo corto bien engominado. Se recomienda informar al colegio para que el colegio pueda avisar a los padres de los niños con los cuales tu hijo ha tenido más contacto para evitar re-infestaciones. Lo ideal sería tener en todos los colegios un auxiliar de enfermería examinando los niños con síntoma de pediculosis pare frenar las transmisiones de piojos.

También hay que avisar a los padres de los amigos fuera del colegio con quienes nuestro hijo ha estado jugando recientemente. No hay que tener vergüenza. Es incluso muy útil sacar el tema ya que te sorprenderá y te reconfortará la cantidad de padres que están luchado contra los piojos y que te pueden aconsejar sobre los productos que han funcionado y los que no. Las infestaciones no son a causa de una falta de higiene ya que, como se ha dicho al principio, estar aseado no previene una transmisión de piojos de la cabeza..

El pelo largo ha de ir recogido

Si encontramos piojos adultos (de 2-3 milímetros) de repente a las dos semanas de tratar, y después de estar revisando diariamente el pelo de tu hijo, es probable que se trate de una re-infestación y no un rebrote de la misma infestación. Conviene hablar directamente con los amigos de tus hijos y sus padres - ¿tienen piojos? Hay padres que pueden haber confíado demasiado en el producto que han usado y otros que ni siquiera revisan la cabeza de sus hijos cada semana.

Las adolescentes tienen la mala costumbre de juntar las cabezas en el ordenador para ver las redes sociales y para hacerse “selfies”

 

Si encontramos liendres a más de medio centímetro lo más probable es que estén muertas o vacías. No hay que volver a tratar a un niño con un producto antiparásito simplemente porque se rasque la cabeza. El picor producido por la saliva que inyectan los piojos puede tardar varios días en desaparecer.

Los remedios caseros que se encuentran en Internet en los foros de debate incluyen, mayonesas caseras (huevo, aceite, vinagre y mucha sal), el hidratante de Johnson's para bebes, y el aceite de coco.

A nuestros hijos hay que explicarles que los casos de piojos entre los niños son normales pero sin dar demasiada importancia al tema. Tienen que aprender a no juntar las cabezas, a no compartir peines y gorros, y a colaborar durante los diez minutos que suelen durar las revisiones.

Por último quisiéramos recordar que tenemos que dedicar todo el tiempo que sea necesario en los tratamientos antiparasitarios y compartir información. La vergüenza es nuestra peor enemiga. La pediculosis es simplemente un problema más al que nos tenemos que enfrentar y lo tenemos que hacer de una manera concienzuda. Son nuestros hijos y se lo merecen.