Cartas de nuestros usuarios

Desde nuestro estreno en ‘cyberpais’ el 14 de octubre de 2004 hemos recibido muchas cartas con dudas, consejos y agradecimientos. Intentamos responder inmediatamente. Recomendamos poner en asunto ‘piojos’ para que los envios no sean confundidos con un correo con virus o spam etc.
A continuación podéis leer algunas de estas cartas que sin duda os servirán de consolación si no de ayuda.

2014-11-09 - PIOJOS EN EL SÓTANO

Necesito decir algo sobre esto pues he tenido la terrible y desagradable experiencia, no solo de padecer a estos infectos seres en mi cabeza y mi piel, sino también de vivir en el foco del que la última plaga escolar ha dado noticia. Sí, trabajo de niñera  en una casa de cuatro plantas, por donde las cajas todavía viven del recuerdo de otra vida y el polvo se reproduce mota a mota.
Creo que ahí se han creado los piojos que han llegado al cole, que se han repartido entre las 4 cabecitas de los niños con melenas enormes de las que presumir pero no cuidar. Ahí, donde el pelo tras la epidemia no se recoge ni en coleta a las niñas ni se corta el pelo al  pequeño porque está muy guapo así despeinadito con su pelo fino....
Afortunadamente el Padre ha hecho un ejercicio de coherencia y se ha medio rapado su cabeza y la madre  se ha quitado las extensiones que lleva de su viejo pelo. Mientras tanto, la ropa se acumula en la planta sótano.

En fín, quería decir algo tal vez con el único objetivo de desahogarme, o con el objetivo de que llegue esta información a cualquiera que sin saberlo antes pero no ya hoy, ponga el remedio a su conducta, extinga ciertos comportamientos, reflexione sobre sus maneras, repare las consecuencias. Así podré perdonarles, que no es fácil.

 

MCP RESPONDIÓ:

Es una situación muy incómoda para ti la verdad. O tendrán que llevar el pelo muy muy corto todos,  o tendrán que ir a un centro anti-piojos. Acabar con las infestaciones con productos y potingues en una familia numerosa y con el pelo largo es casi imposible por el efecto ping pong, y sobre todo si nadie afronta el problema seriamente. Respecto al peligro del sótano, puedes estar tranquila. Los piojos no sobreviven fuera de la cabeza más de 48 horas y necesitan el calor humano y nuestra sangre para sobrevivir. Tampoco se encuentran en los perros ni en los gatos (y cogerlos de un arenero o una piscina sería muy difícil).  Más que nada hay que evitar el contacto directo de las cabezas y como bien dices, llevar el pelo recogido y bien engominado.

Volver a la sección Cartas de Usuarios