Cartas de nuestros usuarios

Desde nuestro estreno en ‘cyberpais’ el 14 de octubre de 2004 hemos recibido muchas cartas con dudas, consejos y agradecimientos. Intentamos responder inmediatamente. Recomendamos poner en asunto ‘piojos’ para que los envios no sean confundidos con un correo con virus o spam etc.
A continuación podéis leer algunas de estas cartas que sin duda os servirán de consolación si no de ayuda.

2010-10-13 - ¿PIOJOS O DERMATITIS?

Muchas gracias por tener la página mejor documentada de cuantas he visitado.

Hace cuatro meses me contagié de piojos. No es la primera vez, pues hace unos años los cogí y al mes ya me los había quitado, pero estos últimos son especialmente resistentes. Tanto, que después de cuatro meses con tratamiento continuado no he conseguido quitármelos. Respecto al origen, puede ser que me contagiara en el colegio donde trabajo, o bien a través de mis sobrinos, que no es la primera vez que me contagian y de los que me consta que tenían piojos que se habían hecho muy resistentes a los tratamientos.

Además de la resistencia de esos piojos, se da la circunstancia de que tengo una cabellera muy abundante, que he cortado por encima de los hombros para hacer mejor el tratamiento.

He probado con vinagre, con permetrina, con aceite, con miel, con dimeticona, con ciclometicona, con el peine eléctrico y dedico diariamente dos horas a pasarme la lendrera microacanalada. He sido constante y rigurosa, siguiendo vuestros consejos al pié de la letra, e incluso siendo más exhaustiva de lo que recomendáis, y aun así, no he conseguido erradicarlos. Cuando parece que ya no queda casi nada (aún así sigo con el tratamiento) empiezo a sentir de nuevo que me caminan bichos por la cabeza, y no es psicológico, pues al pasar el peine veo, que efectivamente, tengo liendres nuevas.

Voy rotando de tratamiento para ser más efectiva, y después de acudir al médico, he probado también con permetrina al 5 %, pero tampoco ha servido.

Estoy agotada, desmoralizada, y realmente no sé a quién  recurrir para acabar de una vez con esta condena que ha transformado mi vida en los últimos meses, pues lo único que he conseguido en todo este tiempo es mantenerlos a raya para que no se extiendan descontroladamente, pero nada más. Y he dedicado cientos de horas (y no es una exageración) y cientos de euros (y tampoco lo es) en hacer tratamiento.

Os agradezco infinitamente que intentéis darme una solución.

MCP RESPONDIÓ:

La regla de oro para diagnosticar un caso de pediculosis es encontrar ‘un piojo vivo’. Encontrar liendres no se considera suficiente. Para estar más tranquila intenta comprobar si las liendres son blancas, lo que indicaría una infestación anterior. Si fueran amarillas o marrones sería mala señal.  Después de una pediculosis persistente, es muy normal tener dermatitis  y/o liendres durante bastante tiempo. Has usado muchos productos, y algunos como la permetrina resecan mucho el pelo. Si te has estado pasado una lendrera diariamente durante cuatro meses lógicamente el cuero cabelludo sufre.  Intenta pasar la liendrera sólo una vez a la semana. ¡Y cuando tengas una sensación de que algo corre por tu pelo, no te rasques! Puede ser simplemente un movimiento normal del pelo al apoyar la cabeza, al tumbarte etc.

En las farmacias venden lociones para calmar el cuero cabelludo a base de hierbas.

Volver a la sección Cartas de Usuarios